DISCURSO DE SALVADOR VALDÉS MESA MIEMBRO DEL BURÓ POLÍTICO Y VICEPRESIDENTE DEL CONSEJO DE ESTADO. EN EL ENCUENTRO DE SOLIDARIDAD EN EL PALACIO DE LAS CONVENCIONES

salvador-valdes-mesa-posesion-suriname(1)

Compañeras y compañeros,

Queridos Hermanas y Hermanos:

Deseo expresar en primer lugar, en nombre de nuestro Partido, el Estado y del pueblo cubano, el más profundo agradecimiento por su presencia hoy en nuestra Patria, en estos emotivos y gloriosos días de fervor revolucionario; por las múltiples muestras de cariño, confianza, solidaridad y de apoyo irrestricto que generosamente han mostrado a la Revolución Cubana en todos estos años de constante lucha.

Por ello Gracias, muchas gracias hermanos de mil batallas.

Como es conocido hace pocos días concluyó el 7mo. Congreso de nuestro Partido el cual despertó muchas expectativas, generó diversas opiniones en nuestro pueblo y movió una vez más, el interés de la prensa internacional, tanto de izquierda como de derecha, motivado, fundamentalmente, por los temas a discutir y sobre todo, el programa político que definiera el Congreso.

Para muchos amigos de la Revolución cubana, incluidos movimientos sociales y partidos de izquierda, el Congreso era de sumo interés. Nosotros sabemos que la Revolución no es un patrimonio solo de los cubanos, sino de todos los revolucionarios latinoamericanos y de otras regiones del mundo.

Los enemigos hicieron y dijeron todo lo que quisieron, desde consejos sobre democracia hasta como dirigir y fomentar nuestra economía.

Lo cierto es que hicimos nuestro Congreso como lo habíamos concebido y se adoptaron los acuerdos y resoluciones que decidieron los delegados en un ambiente de total transparencia y democracia.

El Informe Central presentado por el Primer Secretario de nuestro Partido, General de Ejército Raúl Castro, realiza un balance objetivo y profundo, evaluando el cumplimiento de los lineamientos aprobados en el 6to Congreso y los objetivos de la primera conferencia nacional.

Destaca la evolución favorable de nuestra economía con un crecimiento promedio en el quinquenio del 2,8 % del PIB, superior a lo logrado en la región que fue de un 2.2 y del crecimiento de la economía global que no logró superar los niveles de antes de la crisis.

Estos resultados se lograron en medio de un entorno internacional desfavorable, caracterizado por la crisis económica internacional iniciada a finales de la década pasada; el bloqueo económico, comercial y financiero que sigue pesando sobre nuestra economía y los cambios climáticos que nos afectan a todos.

Los resultados obtenidos, no obstante, no son suficientes para asegurar la creación de las condiciones productivas y de infraestructura requeridas para avanzar en el desarrollo y mejorar el consumo de nuestra población.

Aun, con las limitaciones económicas presentes, se han preservado y perfeccionado los programas de la política social de la Revolución, tales como la Educación, Salud, Cultura, Deportes y la Seguridad Social.

Se puso de manifiesto que la actualización del Modelo de Desarrollo Socialista no es una tarea a lograr en un corto plazo, de uno o dos quinquenios, más aún en la difícil situación económica y financiera en que se ejecuta.

Los temas debatidos en el Congreso además de dar continuidad a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, acordado por el 6to. incluyó temas de gran complejidad y trascendencia estratégica que marcan el rumbo del proceso revolucionario cubano, del Partido y de la sociedad hacia el futuro, en la construcción de un socialismo próspero y sostenible.

Por ello acordó que los documentos que contienen la Conceptualización, que recogen las bases teóricas y las características esenciales del modelo económico y social al que aspiramos como resultado del proceso de la actualización y el Plan de Desarrollo Económico y Social, la visión del país, y los Ejes Estratégicos a Largo Plazo hasta el año 2030, sean discutidos democráticamente por la militancia del Partido, de la juventud, representantes de las organizaciones de masas y amplios sectores de la sociedad.

El Plan Nacional de Desarrollo hasta el 2030, define los Ejes Estratégicos como las fuerzas dinamizadoras de la Economía y la Sociedad, orientado a contar con un gobierno eficaz, socialista y de integración social, la transformación productiva e inserción internacional, el desarrollo de la infraestructura; el potencial humano, la ciencia, la tecnología y la innovación; los recursos naturales y el medio ambiente; y el desarrollo humano, la equidad y la justicia.

Define también los sectores priorizados, como son el sector energético, la producción de alimentos, el turismo, la biotecnología, la salud y el de industrias.

Me referiré al importante tema de la Conceptualización del Modelo, sintetizando los rasgos más esenciales.

Como antecedente al 6to. Congreso, el Partido Comunista de Cuba, tuvo a partir de 1975 la Plataforma Programática y 10 años después aprobó su Programa.

El 4to. Congreso realizado en momentos de la desintegración de la Unión Soviética y del campo socialista y por tanto el inicio del Período Especial en nuestro país, acordó dejar sin efecto el Programa por razones obvias y darle todas las facultades que fueran necesarias al Comité Central para cumplir el mandato del Congreso: Salvar la Patria, la Revolución y el Socialismo.

Así resistimos y trabajamos hasta el 6to Congreso que definió la necesidad de perfeccionar nuestro Socialismo, adecuándolo a las realidades del mundo y de una América Latina diferente.

En la actualización del Modelo se expresan sintéticamente los principios de nuestro socialismo, sustentados en la dignidad, igualdad y libertad plena del ser humano a cuya consolidación y continuidad tributa al sistema, pues resumen características esenciales del ideal de sociedad socialista forjado durante la Revolución.

En ese sentido, el documento de la Conceptualización deja bien definido un grupo de principios para nuestra sociedad, así como para amigos y sobre todo, los enemigos que ven en las nuevas políticas ciertos elementos de vuelta atrás, no se equivoquen y no se pongan a soñar con la restauración capitalista en nuestro país.

El objetivo estratégico es impulsar y consolidar la construcción de una sociedad socialista próspera y sostenible en lo económico, social y medio ambiental, comprometida con los valores éticos, culturales y políticos forjados por la Revolución, en un país independiente, soberano, internacionalista y solidario.

La actualización del Modelo Socialista de Desarrollo constituye una necesidad para lograr la irreversibilidad de la construcción socialista en nuestra Patria que realizamos bajo fuertes restricciones que impone el bloqueo, la incierta situación internacional, la difícil tarea de consolidar la integración latinoamericana y el cumplimiento de los compromisos internacionales.

La magna cita ratificó el papel dirigente del Partido Comunista de Cuba, como Partido único y vanguardia organizada de la nación, guiado por la concepción revolucionaria y la puesta en práctica de la teoría Marxista-Leninista, el legado e ideario martiano y el aporte del pensamiento revolucionario de Fidel.

Fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, expresión de la unidad del pueblo y propugna la más amplia democracia sobre la base del poder Soberano del pueblo del que dimana todo el Poder del Estado Socialista, ejercido por las asambleas del Poder Popular.

El Congreso abordó la necesidad de continuar trabajando en la creación de una reserva de cuadros debidamente preparados, con suficiente experiencia y madurez para asumir las nuevas y complejas ta¬reas de dirección en el Partido, el Estado y el Gobierno, de manera que en el próximo período se dará continuidad al cambio intergeneracional, sin precipitación, de forma natural y sin fractura, como pretenden los enemigos de la Revolución.

El Congreso reafirmó que nuestra economía se basa en la Propiedad Socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, base del poder real de los trabajadores.

Este principio conlleva la existencia de una clase obrera revolucionaria, capaz de trabajar con eficiencia y productividad, el funcionamiento integral de todo el sistema empresarial, compuesto por diferentes formas de propiedad y gestión económica, la modernización de la estructura organizacional, funcional y tecnológica del sistema mediante la introducción de la ciencia, la tecnología y la innovación.

En el Informe Central, el cro. Raúl Castro significó que se seguirá avanzando con pasos seguros, sin prisas pero sin pausas, con la gradualidad e integralidad necesaria para lograr los éxitos, sin aplicar fórmulas neoliberales, o sea, sin terapias de choque y que nadie quedará desamparado.

El Congreso del Partido reafirmó la política aplicada hasta el momento y reconoce que la existencia de las formas no estatales está condicionada por los objetivos de nuestro desarrollo socialista; donde todos los ciudadanos son propietarios comunes de los medios fundamentales de producción.

No obstante, al reconocimiento de diferentes tipos de propiedad y de gestión, se reafirmó que las formas no estatales constituirán un elemento complementario al entramado económico del país, todo lo cual deberá ser regulado en la Ley.

——————————————–

Finalmente algunas palabras sobre otros aspectos importantes abordados en el Congreso, que constituyen retos que deberemos enfrentar.

La cita partidista llamó a enfrentar resueltamente, en todos los ámbitos y por distintas vías, los intentos de subversión político-ideológica, componente esencial de la política de EE.UU contra Cuba y a los intentos de introducción de plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo enfiladas contra la esencia misma de la Revolución.

Nuestro país está consciente de que el objetivo estratégico de los EE.UU. sigue siendo provocar cambios en nuestro sistema político, económico y social. Lo que ha cambiado son las tácticas para lograr ese propósito.

En ese sentido el Congreso reafirmó la política de elevar a planos superiores la prevención y enfrentamiento a todos los fenómenos que constituyen una amenaza potencial a la seguridad nacional.

Como dijo el Primer Secretario del Comité Central en su Informe Central:

“No somos ingenuos ni ignoramos las aspiraciones de poderosas fuerzas externas que apuestan a lo que llaman el “empoderamiento” de las formas no estatales de gestión, con el fin de generar agentes de cambio en la esperanza de acabar con la Revolución y el Socialismo en Cuba por otras vías”.

En el próximo período tendremos que enfrentar otro importante reto, que es el ordenamiento monetario del país.

Ello facilitará entre otras importantes ventajas para nuestra economía, crear las condiciones requeridas para superar los nocivos efectos del igualitarismo y hacer realidad el principio socialista que expresa “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”, y a partir del aporte individual realizado permita retribuir de manera justa el trabajo en función de su cantidad, calidad y complejidad y que el nivel de vida se corresponda con los in¬gresos legales de los ciudadanos.

Estimados amigas y amigos, como expuso la compañera Ana Teresita González Fraga, Viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba, quizás, el principal reto que tendremos que seguir enfrentando sea la lucha por el levantamiento del bloqueo, la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo y el cese de las transmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales.

Lograr una compensación justa a nuestro pueblo por los daños humanos y económicos causados por las políticas del pasado.

El fin a los programas concebidos para promover la subversión y la desestabilización interna en Cuba; todos los cuales constituyen pasos esenciales para avanzar hacia la normalización de las relaciones.

A propósito de las relaciones con los EE.UU, reafirmamos que nuestro país mantiene su voluntad de avanzar hacia una nueva relación, en función de ampliar y consolidar la cooperación y el diálogo en asuntos de interés mutuo, así como alcanzar la concreción de negocios y acuerdos económicos entre entidades de ambos países, sin renunciar nunca a nuestros principios.

Las modificaciones a las regulaciones del bloqueo emitidas en el 2015 y 2016, son pasos en la dirección positiva, pero son insuficientes, ya que el comercio sigue siendo en un solo sentido, permanecen las restricciones para establecer relaciones bancarias directas y se mantiene el temor de los bancos de terceros países a desarrollar relaciones con Cuba. Es necesario que el Presidente continúe utilizando sus facultades ejecutivas para modificar nuevos aspectos del bloqueo, a fin de avanzar en el proceso hacia la normalización.

El Congreso ratificó la política de nuestro Partido de desarrollar relaciones con todas las fuerzas y movimientos políticos legítimos, independientemente de su signo ideológico.

Reafirmamos nuestra tenaz oposición al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, del que hemos sido víctimas desde el mismo triunfo de la Revolución.

Sobre América Latina.

Estamos ante una ofensiva del imperialismo y las fuerzas conservadoras y reaccionarias de la oligarquía y la derecha regional, que tratan de recuperar los espacios perdidos que persiguen un objetivo fundamental: derrocar los gobiernos que representan los legítimos intereses de nuestros pueblos.

Hoy el mayor desafío que enfrentamos es impedir el avance de esas fuerzas reaccionarias y solo podremos lograrlo con la unidad de nuestros pueblos, la movilización y la lucha, mediante la batalla de ideas a través de todas las vías, incluidas las nuevas tecnologías de la comunicación para enfrentar con éxito a los llamados poderes fácticos, desestabilizadores e injerencistas.

Nuestro deber es seguir realizando todos los esfuerzos por fortalecer la integración regional y el importante papel de la CELAC como mecanismo de concertación política para impulsar la integración de la región latinoamericana y caribeña frente a los intentos por hacer prevalecer el sistema interamericano y la OEA como entes funcionales a intereses ajenos a nuestros pueblos.

La soberanía e independencia están íntimamente vinculadas a la lucha por la unidad e integración latinoamericana y caribeña y constituye una bandera insoslayable de la lucha popular.

Hoy la gran batalla de nuestros pueblos es evitar el retroceso de lo alcanzado impidiendo que las oligarquías pro-imperialistas retomen el poder en los países donde lo han perdido.

Cuba reitera su invariable solidaridad y apoyo al pueblo y Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, a su Presidente Nicolás Maduro y a la unión cívico – militar que encabeza y la más absoluta lealtad a la memoria del Comandante Hugo Chávez Frías.

Nuestra solidaridad con el legítimo gobierno del Partido de los Trabajadores y su presidenta Dilma Rouseeff en Brasil y el pueblo brasileño que enfrentan hoy maniobras golpistas mediante un proceso revocatorio parlamentario que constituye un ataque a la democracia, toda vez que carece de fundamentos legales.

Ratificamos nuestra solidaridad y apoyo al hermano pueblo ecuatoriano, a su gobierno y al Presidente Rafael Correa, ante la difícil situación que atraviesa ese país, tras el sismo que azotó su territorio el pasado 16 de abril.

Apoyamos solidariamente al gobierno del Presidente Evo Morales en Bolivia, que ha logrado sacar de la pobreza a millones de ciudadanos, principalmente indígenas, recuperar los recursos naturales y convertir a ese país en una economía pujante, con una sociedad más justa y equitativa.

Así mismo apoyamos las luchas de los trabajadores argentinos contra el desempleo y las carestías de vidas enfrentando las medidas del gobierno de derecha que amenazan las conquistas logradas.

Finalmente, quisiera citar una vez más a Raúl y terminar con un mensaje de Fidel:

Raúl expresó: “En nombre de los participantes en el Congreso y de todos los cubanos, deseo trasmitir nuestro apoyo a los pueblos hermanos del tercer mundo, en particular los de América Latina y el Caribe, que se enfrentan a las pretensiones de la derecha y el capital trasnacional de enterrar los logros sociales alcanzados en décadas de lucha.” “Los pueblos hermanos del Tercer Mundo (…) saben que siempre contarán con la solidaridad y apoyo de Cuba.”

En su intervención en el 7mo Congreso del Partido el compañero Fidel expresó una idea, un concepto, un principio que, como siempre, recoge los sentimientos y la determinación de todos los revolucionarios cubanos:

Él dijo: “A nuestros hermanos de América Latina y del mundo trasmitirles que el pueblo cubano Vencerá”.

Muchas gracias.

Anuncios

Publicado el mayo 9, 2016 en Política y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: