COLOMBIA Peligro mortal

Resultado de imagen para COLOMBIA Peligro mortal

POR ARSENIO RODRIGUEZ

Cerca de 10 defensores de los derechos humanos o líderes sociales de sus respectivas comunidades fueron asesinados,  cada uno de los primeros cuatro meses del presente año, según datos dados a conocer por la oficina de la Defensoría del Pueblo de Colombia, destacando que la mayoría de esas agresiones sucedieron en zonas que antes estaban bajo el control de las FARC-EP y que, desde su retirada, han sido ocupadas por paramilitares, o simplemente asesinos, que se disputan el dominio territorial y económico de esos territorios.

Esta situación se convierte en escenario ideal para que paramilitares, narcotraficantes y el crimen organizado imponga sus leyes y elimine a todo aquel que esté en contra de sus criminales actividades.

En los últimos 14 meses “la Defensoría del Pueblo tiene una cifra de 120 homicidios en defensores de derechos humanos y líderes sociales, además de 33 atentados y 27 agresiones a este mismo grupo poblacional”, declaró a la prensa el defensor Carlos Negret, titular del organismo estatal que vela por los derechos humano, resultado de asesinatos, agresiones y amenazas que ocurrieron en la mayoría de los departamentos en que está dividido el país. El 17 de marzo, el representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Todd Howland, indicó que durante 2016 un total de 127 activistas sociales fueron asesinados en el país, de los cuales cerca del 50 por ciento eran líderes de sus respectivas comunidadesl.

Entre los asesinados, por solo citar un ejemplo, está Faiver Cerón Gómez, presidente de una Junta de Acción Comunal, quien murió a consecuencia de 15 impactos de bala de fusil relata un informe policial. Según la prensa local la víctima se destacaba por su compromiso con la comunidad, especialmente en el tema ambiental y había estado oponiéndose al proyecto minero de Esmeraldas por una multinacional minera que explotaría un cerro cercano.  Este fenómeno no es nuevo,  pero el incremento generado en solo cuatro meses de 2017 genera una alarma generalizada.

Todd Howland, representante de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, destacó recientemente que este año ha muerto un gran número de miembros activos de Juntas de Acción Comunal. Estos denominados “muertos de la paz” pueden ser evitados según Gerardo Vega, director de la Fundación Forjando Futuros, una asociación que asesora y presta apoyo jurídico a los reclamantes de tierras en Antioquia. “Hay que pedir al Gobierno que ponga recursos para que haya la protección adecuada. Han desmontado los sistemas de seguridad”, declaró a Efe desde Medellín, tras una reunión con la junta de seguridad. Mientras, la  organización  Somos Defensores destaca que  “la Fiscalía niega que existan crímenes de tinte político, despolitizando las muertes. No se dan cuenta que los asesinatos presentan un mismo patrón”, señaló por su parte  un comentarista periodístico.Este aumento de los asesinatos de líderes sociales en el momento en que se inicio  la implementación de los acuerdos de paz con las Farc preocupa a las fuerzas sociales y a la comunidad internacional. “Es inadmisible”, afirma Alejandro Matos, de Intermon Oxfam, español con 19 años de experiencia en Colombia, que arremete contra esa insensibilidad de “acostumbrarse a los asesinatos” y agrega, “a río revuelto, ganancia de pescadores”, para precisar;  “Estamos hablando de plata, de dinero. Hay intereses por la distribución de la tierra, ganadería, narcotráfico, minería ilegal. El vacío que está dejando las FARC-EP lo quieren rellenar otros agentes de forma violenta”, denuncia.

Hasta el momento, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, ha asegurado que no hay “una mano negra” que esté afectando a los líderes de los derechos humanos, negando así una conexión entre los diferentes casos y, por lo tanto, rechazando de pleno un supuesto plan de exterminio, ante tal afirmación se impone preguntarse ¿quién o quienes salen beneficiados con la eliminación física de los que cuestionan su actividad? La sombra de la guerra sucia o el miedo a que se repita el exterminio de los dirigentes y militantes del partido de izquierdas Unión Patriótica (UP) en los años ochenta preocupa a amplios sectores sociales..

Como muestra del grado de alarma, la semana anterior a la firma del definitivo acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC-EP en Bogotá, tres miembros de UP fueron asesinados en cuatro días en distintas regiones de Colombia. Los dirigentes de Somos Defensores, que también contabiliza atentados y amenazas -en su último informe del primer semestre de 2016 presenta 314 agresiones a líderes sociales-, se muestran poco esperanzado ante esta escalada de violencia. Al margen de los líderes de Derechos Humanos la organización Marcha Patriótica, también está sufriendo el alcance de la violencia. “La sociedad está dividida y polarizada y nos tememos lo peor. 2017 es un año preelectoral y eso no va a ayudar para parar esto”, concluye.

El peligro es real y da continuidad a una violencia tradicional existente en este país, con el agravante que ya no solo se trata de eliminar a defensores de los derechos humanos, líderes comunales, sino también a militantes de organizaciones políticas de izquierda y a hombres y mujeres que próximamente estarán desmovilizados de las FARC-EP y que aspiran a incorporarse a la sociedad y defender sus ideas a través de la política, con la misma firmeza que hicieron antes con las armas.

Anuncios

Publicado el mayo 8, 2017 en Política y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: