Estrategias combinadas para evaluar mejor los riesgos de enfermedad cardíaca

Resultado de imagen para los riesgos de enfermedad cardíaca

Una nueva estrategia combinando cinco pruebas médicas separadas proporcionó una evaluación de riesgo significativamente mejor de la enfermedad cardiovascular entre adultos, en comparación con las medidas tradicionales, según un estudio publicado en Circulation.

El enfoque podría ayudar a los clínicos a identificar mejor a los pacientes que no tienen factores de riesgo tradicionales de enfermedad cardíaca, pero que sin embargo podrían beneficiarse de los esfuerzos de prevención y terapias.

Philip Greenland, profesor Harry W. Dingman de Cardiología y director del Centro de Ciencias de la Salud de Población, fue coautor del artículo.

Los factores de riesgo actuales de enfermedad cardíaca, incluyendo la presión arterial, colesterol e historial de tabaquismo, están limitados en su exactitud de predecir el riesgo. Además, normalmente sólo consideran el riesgo de eventos cardiovasculares relacionados con la aterosclerosis, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y no abordan el riesgo de otros problemas cardíacos, como la fibrilación auricular y la insuficiencia cardíaca.

“Sabemos que los factores de riesgo tradicionales son útiles, pero todavía hay mucha coincidencia entre los factores de riesgo para las personas que resultan tener un ataque al corazón y las personas que no lo hacen. Por lo que hemos estado buscando una forma de separar aún más a los grupos “, dijo Greenland.

En el presente estudio, los investigadores determinaron que una combinación de cinco biomarcadores de sangre y basados ​​en imágenes era más precisa en la identificación de personas en riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y permitió ampliar la evaluación del riesgo para incluir la insuficiencia cardíaca y la fibrilación auricular.

Los investigadores examinaron los datos de los participantes en dos grandes estudios poblacionales, el Estudio Multiétnico de la Ateroesclerosis (MESA) y el Estudio del Corazón de Dallas (DHS), que no tenían enfermedad cardiovascular.

Las cinco pruebas incluyeron un electrocardiograma de 12 derivaciones, un escáner de calcio coronario y exámenes de sangre para la proteína C reactiva, troponina T y NT-proBNP, que se mostraron individualmente para mejorar modestamente la evaluación del riesgo.

“Estas cinco pruebas parecen ser individualmente útiles”, dijo Greenland, también profesor de Epidemiología en el Departamento de Medicina Preventiva. “Y ahora este estudio muestra que cuando se combinan, parecen ser aún más útiles”.

Anuncios

Publicado el junio 6, 2017 en Salud y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: