Archivo de la categoría: Historia

“Allende” Mario Benedetti

Allende

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques
para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo hacerlo llama
porque el hombre de la paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia
para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar más para seguir matando
para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa
una armada una hueste una brigada
tuvieron que creer que era otro ejército
pero el hombre de la paz era tan sólo un pueblo
y tenía en sus manos un fusil y un mandato
y eran necesarios más tanques más rencores
más bombas más aviones más oprobios
porque el hombre del paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse para siempre a la muerte
matar y matar más para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.Allende

 

Anuncios

Vargas Llosa y la violencia

Tomado de Cubadebate

Por Atilio Borón

http://www.cubadebate.cu

Demostrando que los años lejos de tornarlo más sabio han potenciado su obcecación y su fanatismo Vargas Llosa declaró hace un par de días en Madrid que la elección de Gustavo Petro en la próxima elección presidencial de Colombia sería un grosero error. Según el novelista peruano Petro es “un candidato muy peligroso que puede empujar a Colombia cada vez más hacia soluciones de tipo colectivista y estatista, es decir, a un populismo.” Por supuesto, se trata de opiniones que carecen de fundamento. A esta altura de su vida Vargas Llosa no se preocupa por estudiar seriamente los temas sobre los cuales opina sino que emite despreocupadamente sus “ocurrencias”, productos cerebrales que no deben confundirse con las ideas, que son expresión de un razonamiento complejo por completo ausente en aquéllas. Quien quiera ver un completo catálogo de sus “ocurrencias” no tiene más que leer su último libro, La llamada de la tribu, para comprobarlo.

Lee el resto de esta entrada

¡Qué fallo! Carta a Rubén Blades por Guillermo Rodriguez Rivera

Tomado de Segunda Cita

Por Guillermo Rodriguez Rivera

http://segundacita.blogspot.com/2014/02/que-fallo.html

Las verdaderas revoluciones son siempre difíciles. Che Guevara sabía algo de eso y decía que, en las verdaderas, se vence o se muere, porque una revolución no es una tranquila, pacífica obra de beneficencia, como cuando las encopetadas damas de la alta sociedad salen a hacerle caridad a los que no tienen justicia.

Una revolución es un vuelco, una ruptura, un abrupto cambio de perspectiva. Es cuando los oprimidos dejan de creer en que los que mandan –los que los oprimen– tienen la verdad de su lado, y piensan que el mundo puede ser diferente de como ha sido hasta entonces.

Pero claro que los opresores no se resignan a abandonar sus posiciones de dominio y luchan a vida o muerte por ellas, aunque aparentemente, los “otros” sean sus connacionales: enseguida se enajenan de la mayoría del pueblo, porque las revoluciones –no los golpes de estado– siempre son obra de la mayoría.

En un respetuoso diálogo con el presidente venezolano aunque no tanto con sí mismo, el cantautor Rubén Blades, hace años uno de los abanderados de la canción social en América Latina, expone su concepto de revolución:

            Para mí, la verdadera revolución social

            es la que entrega mejor calidad de vida a

            todos, la que satisface las necesidades

            de la especie humana, incluida la necesidad

            de ser reconocidos y de llegar al estadio

            de auto-realización, la que entrega oportunidad

            sin esperar servidumbre en cambio.

            Eso, desafortunadamente, no ha ocurrido

            todavía con ninguna revolución[1].

Ni va a ocurrir en ninguna revolución verdadera, Rubén. No era sino la voluntad de mejorar la calidad de vida de la gente lo que inspiró la Reforma Agraria cubana, que entregó parcelas a miles de campesinos sin tierra y, esencial para procurar mejor calidad de vida, fue la alfabetización cubana de 1961, –porque no hay autorrealización sin saber leer– pero enseguida llegaron la invasión de Bahía de Cochinos y el bloqueo económico que es repudiado cada año en la ONU, aunque acaba de cumplir 52.

Lee el resto de esta entrada

La masacre de Cassinga

Tomado de Dialogar, dialogar

https://dialogardialogar.wordpress.com/2018/05/03/la-masacre-de-cassinga/

PIERO GLEIJESES, profesor de Política Exterior de la Universidad Johns Hopkins

Temprano en la mañana del 4 de mayo de 1978 aviones sudafricanos sobrevolaron el campamento de refugiados namibios de Cassinga, en el sur de Angola. Relata Claudia Ushona, una joven Namibia de 16 años: “Estábamos reunidos para el saludo a la bandera y vimos cosas blancas caer del cielo. Pensamos que era nuestro Presidente [Sam Nujoma, presidente de la SWAPO] que nos enviaba dulces. Teníamos muchas ganas de verlo. Dijimos, `el Presidente está llegando. Y nos trae dulces’. Vivíamos en un campamento de refugiados, todos pensábamos en los dulces que nuestro Presidente nos llevaría. Pero eran bombas”. Y detrás de las bombas vinieron los paracaidistas. Fue la masacre de Cassinga más de 600 namibios, en su mayoría mujeres y niños, asesinados por los soldados del apartheid, además de 350 heridos. Una delegación de las Naciones Unidas, que visitó Cassinga unos días más tarde, afirmó, “Lo que los sudafricanos hicieron es criminal desde el punto de vista del derecho internacional y salvaje desde el punto de vista moral y hace pensar en los momentos más negros de la historia moderna”.

La reacción de los países occidentales fue tibia, tomaron este gran crimen con calma. En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, EE.UU. y sus aliados se opusieron a sanciones contra Sudáfrica. El presidente Carter, autotitulado gran defensor de los derechos humanos, comentó: “Los sudafricanos dicen que fue un castigo por las agresiones de la SWAPO en Namibia. Esperamos que haya sido una acción puntual y que no se vuelva a repetir”. Muy acertadamente, Jorge Risquet, jefe de la Misión Civil de Cuba en Angola, le dijo a Nujoma: “Nadie puede garantizar que África del Sur no realice mañana una acción similar contra un campamento de la SWAPO o una aldea o ciudad angolana. Y en este tipo de acción la más difícil es la primera. El problema político que los sudafricanos se iban a buscar por esa acción ya se lo buscaron y no ha pasado nada: ellos siguen ahí. Repetir la agresión puede convertirse en hechos frecuentes. Recuerde usted, Nujoma, el escándalo que se produjo en el mundo cuando los yankis bombardearon a Viet Nam del Norte por primera vez, no obstante después continuaron los bombardeos contra Viet Nam.”

Unas semanas después, un primer grupo de 600 niños namibios —en su mayoría sobrevivientes de la masacre de Cassinga— llegaban a Cuba para estudiar y crecer en la Isla de la Juventud, lejos de las bombas sudafricanas, huéspedes de la Revolución cubana. Ningún otro país abrió tan amplia y generosamente sus puertas a los refugiados namibios.

Pero Cuba brindó más que su hospitalidad. Brindó también la vida de sus hijos.

Lee el resto de esta entrada

Martí vio nacer la OEA y nos advirtió

Tomado de Razones de Cuba

Por Oscar Sánchez Serra

http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/marti-vio-nacer-la-oea-y-nos-advirtio/

A finales de 1889, el gobierno estadounidense de Benjamin Harrison convocó la Primera Conferencia Panamericana, que fue el punto de partida del «panamericanismo», ya entonces expresado como el dominio económico y político de América bajo la supuesta «unidad continental». Era la actualización de la doctrina de James Monroe del 2 diciembre de 1823, en el momento en que el capitalismo norteamericano arribaba a su fase imperialista.

José Martí, testigo excepcional del surgimiento de ese monstruo imperialista, a propósito de aquella Conferencia y desde las fauces de la fiera en su condición de cónsul de Uruguay, expresaba en el periódico argentino La Nación que «jamás hubo en América, de la Independencia acá, asunto que requiera más sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso, que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos invendibles, y determinados a extender sus dominios en América, hacen a las naciones americanas de menos poder, ligadas por el comercio libre y útil con los pueblos europeos, para ajustar una liga contra Europa, y cerrar tratos con el resto del mundo. De la tiranía de España supo salvarse la América española; y ahora, después de ver con ojos judiciales los antecedentes, causas y factores del convite, urge decir, porque es la verdad, que ha llegado para la América española la hora de declarar su segunda independencia».

Su preclara intuición, su genio político y de agudo pensador, le dio la razón. Entre 1899 y 1945, durante ocho conferencias similares, tres reuniones de consulta y varias conferencias sobre temas especiales, se fue estableciendo el avance de la penetración económica, política y militar de EE. UU. en América Latina, hasta que nace la OEA en 1948, en la Conferencia Internacional Americana de Bogotá, entre el 30 de marzo y el 2 de mayo, en medio de la cual es asesinado el líder liberal colombiano Jorge E. Gaitán, de gran arraigo popular. Aquel hecho motivó una gran insurrección conocida como el Bogotazo, brutalmente reprimida y que sirvió para manipular el curso y los resultados de la Conferencia, al promover EE. UU. la amenaza que significaban para la democracia el auge de la Unión Soviética y el comunismo, al que culpaban por las muertes de ese levantamiento.

Lee el resto de esta entrada

Cortázar tras la muerte del Che: “No sé escribir cuando algo me duele tanto”

Tomado de Cubadebate

http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/10/08/cortazar-tras-la-muerte-del-che-no-se-escribir-cuando-algo-me-duele-tanto/

El escritor argentino Julio Cortázar expresó en esta misiva, dirigida a Roberto Fernández Retamar y Adelaida de Juan, el desasosiego que provocara en él la noticia de que el Che Guevara había muerto. 

A Adelaida y Roberto Fernández Retamar

París, 29 de octubre de 1967

Roberto, Adelaida, mis muy queridos:

Anoche volví a París desde Argel. Sólo ahora, en mi casa, soy capaz de escribirles coherentemente; allá, metido en un mundo donde sólo contaba el trabajo, dejé irse los días como en una pesadi­lla, comprando periódico tras periódico, sin querer convencerme, mirando esas fotos que todos hemos mirado, leyendo los mismos ca­bles y entrando hora a hora en la más dura de las aceptaciones. En­tonces me llegó telefónicamente tu mensaje, Roberto, y entregué ese texto que debiste recibir y que vuelvo a enviarte aquí por si hay tiem­po de que lo veas otra vez antes de que se imprima, pues sé lo que son los mecanismos del télex y lo que pasa con las palabras y las fra­ses. Quiero decirte esto: no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que se espera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperada­mente. La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto, me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, de disimulo casi, la sustitución de lo insustituible. El Che ha muerto y a mí no me que­da más que el silencio, hasta quién sabe cuándo; si te envié ese texto fue porque eras tú quien me lo pedía, y porque sé cuánto querías al Che y lo que él significaba para ti. Aquí en París encontré un cable de Lisandro Otero pidiéndome ciento cincuenta palabras para Cuba. Así, ciento cincuenta palabras, como si uno pudiera sacarse las pala­bras del bolsillo como monedas. No creo que pueda escribirlas, estoy vacío y seco, y caería en la retórica. Y eso no, sobre todo eso no. Li­sandro me perdonará mi silencio, o lo entenderá mal, no me impor­ta; en todo caso tú sabrás lo que siento. Mira, allá en Argel, rodeado de imbéciles burócratas, en una oficina donde se seguía con la rutina de siempre, me encerré una y otra vez en el baño para llorar; había que estar en un baño, comprendes, para estar solo, para poder desahogarse sin violar las sacrosantas reglas del buen vivir en una organi­zación internacional. Y todo esto que te cuento también me aver­güenza porque hablo de mí, la eterna primera persona del singular, y en cambio me siento incapaz de decir nada de él. Me callo entonces. Recibiste, espero, el cable que te envié antes de tu mensaje. Era mi única manera de abrazarte, a ti y a Adelaida, a todos los amigos de la Casa. Y para ti también es esto, lo único que fui capaz de hacer en esas primeras horas, esto que nació como un poema y que quiero que tengas y que guardes para que estemos más juntos.

 

CHE
Yo tuve un hermano. No nos vimos nunca
Pero no importaba. Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.

No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.

Ya nos escribiremos. Abraza mucho a Adelaida. Hasta siempre,
Julio

Carter: “La política antiterrorista de EE. UU. atenta contra los derechos humanos”

Tomado de RT en Español

https://actualidad.rt.com/actualidad/view/47926-Carter-La-pol%C3%ADtica-antiterrorista-de-EE.-UU.-atenta-contra-derechos-humanos

El expresidente de EE. UU. Jimmy Carter criticó las acciones de su país contra el terrorismo y aseguró que los ataques de aviones no tripulados y la política de asesinatos selectivos muestran hasta “qué punto nuestra nación ha extendido la violación de los derechos humanos”.

En un artículo publicado en el diario The New York Times, Carter resaltó que dada la actual coyuntura y  el alto registro de revoluciones que están teniendo lugar a nivel global, EE. UU. debería ayudar a “hacer al mundo más seguro”.

No obstante, en lugar de cumplir ese papel, según el mandatario número 39, la violación de EE. UU. de los derechos humanos internacionales incita a sus enemigos y aliena a sus amigos.

“Es preocupante que, en vez de fortalecer esos principios, las políticas de nuestro Gobierno contra el terrorismo estén violando claramente por lo menos 10 de los 30 artículos de la declaración (sobre derechos humanos de la ONU), incluyendo la prohibición de tratos crueles, inhumanos o degradantes”, indicó Carter.

“EE. UU. está abandonando su papel como campeón mundial de los derechos humanos”, agregó el expresidente y premio Nobel de la Paz 2002.

En el artículo, Carter hizo hincapié en los ataques con aviones no tripulados.  Señaló que la muerte de mujeres y niños inocentes en los ataques con drones, cuyo objetivo son “terroristas enemigos”, son aceptadas “como algo inevitable”.

También recordó que aunque el presidente Hamid Karzai ha exigido el fin de tales ofensivas tras numerosos ataques aéreos contra  viviendas de civiles en Afganistán, la práctica continúa en zonas de Pakistán, Somalia y Yemen, que no son territorios en guerra. Denuncia que todavía se desconoce el número exacto de civiles que perdieron la vida a causa de los ataques con drones en suelo afgano y pakistaní.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: